11) - MN Victorio Riego Prieto (Campeón en 1963, en 1972 y en 1977).

El decimoprimer campeón paraguayo fue el MN Victorio Riego Prieto, quien logró escribir tres páginas gloriosas en el Torneo Mayor del Ajedrez paraguayo, gracias a su “Tri” campeonato logrado los años 1963, 1972 y 1977. De hecho, siempre fue un tremendo contendor en las “lídes” de los trebejos nacionales. Los Maestros Benigno Rivarola y Eleuterio Recalde consiguieron cortarle la primera racha al MN Ronald Cantero, quien parecía imparable con aquella seguidilla espectacular de 5 títulos obtenidos consecutivamente durante la década de los cincuentas. En los sesentas, parecía que comenzaba otro decenio más con un claro dominador, al ganar Cantero los campeonatos paraguayos de Ajedrez de los años 1961 y 1962. ¿Se venía otra saga del señor Cantero? Pues no. La leyenda narra que el jugador que verdaderamente pudo enfrentar de igual a igual a aquella bestia de los trebejos nacionales que era el MN Ronald Cantero, fue el señor Victorio Riego. Cuentan que sus enfrentamientos se convirtieron en verdaderos "clásicos" del tablero tricolor. En 1963 Don Victorio logra su primer título, evita que Ronald Cantero consiga otro tricampeonato, y de ahí en más no deja de figurar, por mucho tiempo, en las más altas esferas del Ajedrez competitivo del Paraguay. De entre las 6 Olimpiadas que disputó (estuvo en 7, pero en la de 1980 en "La Valleta" no jugó) sobresale su magnífica actuación de 1968 en Lugano, cuando hizo 11 puntos de 15 posibles como tercer tablero paraguayo.

 

Además de jugador, fue un dirigente más que activo por el "deporte ciencia". Tuvo su pasantía en ese aspecto por el inolvidable Círculo Paraguayo de Ajedrez, el Club de Ajedrez Asunción y claro, la Federación Paraguaya de Ajedrez. En la FEPARAJ logró ser Vicepresidente y posteriormente, incluso, fue Presidente interino del mencionado ente regulador del Ajedrez competitivo en el Paraguay, entre los años que van del 2003 al 2006. En diciembre del año 2008, el MN Victorio Riego recibió un merecido homenaje por parte de la FEPARAJ, con una placa de reconocimiento por su trayectoria y su aporte a la competitividad y el crecimiento del Ajedrez paraguayo. En sus últimos años, apesar de estar enfermo, jamás rechazaba una invitación a torneo alguno. Su energía parecía recargarse cada vez que aquello sucedía. Tuve el honor de conocerlo personalmente y doy fe de su vasta cultura y de su dominio general de un montón de temas, ya que era profesor de varias materias y no rehusó nunca la militancia política, ya que activó por mucho tiempo en el Partido Demócrata Cristiano hasta sus últimos días. Recuerdo haberlo visto jugar partidas "semi-rápidas" en aquel inolvidable torneo del Deportivo Sajonia, "Ciudad de Asunción", en el año 2002, donde incluso se pudo dar una partida entre el MN Victorio Riego y el célebre primer GM de la historia del Ajedrez paraguayo, Zenón Franco, que logré observar con sumo interés, al igual que muchas personas que rodearon aquella mesa, cuando se dió el citado encuentro (el torneo lo ganó un intratable José Cubas, en ese entonces MF y campeón paraguayo, quien hizo 9 puntos de 9 posibles). Esta breve reseña pretende ser apenas un mínimo recordatorio del que fuera en vida el MN Victorio Riego Prieto (falleció el 12 de junio del año 2009), un ilustre paraguayo en el mundo de las “64 casillas”.

 

El diagrama corresponde a un encuentro disputado durante la decimocuarta ronda de las Olimpiadas de Tesalónica, el 29 de noviembre del año 1988. El MN Victorio Riego tenía en ese entonces un ELO FIDE de 2250 puntos y conducía las piezas negras, en tanto que las blancas eran manejadas por Jeff Smith de Gales. La partida fue extremadamente disputada, como resultado de una Apertura Inglesa que, en su variante simétrica, tuvo muchas complicaciones hasta que se llegó a la jugada número 72, correspondiéndole jugar a nuestro compatriota quien en un parejo final de Torres, logró castigar severamente una imprecisión de su rival (en los finales, las imprecisiones se pagan demasiado caro) y alcanza una línea ganadora certera. Dentro del arte de los finales, los de Torre son los más difíciles de desnivelar, más todavía teniendo en cuenta lo agotador que debió haber sido este lance con casi 6 horas de juego, lo que acrecienta aún más la faena de Don Victorio, quien pudo aprovechar al instante el descuido de su rival.

 

JUEGAN LAS NEGRAS Y GANAN.

La partida continuó asi:

72. ...  Te5+

73. Rd1  Rf2

74. Tc8  Td5+

75. Rc2  Tg5

76. Tf8+ Rxg3

77. Rd2  h4

78. Re2  h3

79. Rf1  h2

80. Th8  Tg4

81. Th7  Tf4+

82. Re2  Th4

83. Tg7+ Rh3

84. Rf2  h1=D

Y las blancas se rindieron (0 - 1).


Volver a: inicio/noticias/Misceláneas
2014-10-23 00:00:00